Los secretos de la celulitis

¿Por qué la celulitis aparece en algunas mujeres más que en otras y por qué algunos hombres la tienen? Éste es un fenómeno bastante reciente… Conozca los hechos.

  • La primera referencia a la celulitis, no fue realizada sino hasta 1978 por Scherwitz y Braun Falco.
  • La celulitis es un proceso natural en las mujeres inducida por la hormona denominada estrógeno.
  • Si tienes celulitis, las células de grasa se han separado, han comenzado a aumentar y entonces se han multiplicado.
  • Las mujeres con excesiva celulitis sufren de una excesiva degradación del colágeno: se pierde colágeno en la formación de celulitis y la pérdida de colágeno hace que se forme aún más celulitis.

La celulitis es una de las palabras “sucias” en la industria de la salud, el fitness o la belleza: nadie la quiere, nadie habla de ella y los que la sufren se molestan porque no todo el mundo tiene el mismo problema.

¿Por qué aparece en algunas mujeres más que en otras y por qué algunos hombres la tienen? Éste es un fenómeno relativamente reciente que en un principio parece que se identifica aleatoriamente con mujeres y, en raros casos, también con algunos hombres . 1

A nadie le gusta hablar de ella, porque nadie sabe realmente qué es y cómo se forma, esto se debe a la investigación ha sido bastante imprecisa hasta hace muy poco en lo que la celulitis es en realidad; la investigación ha sido poco clara en lo que la causa, pero finalmente, los estudios más recientes nos muestran lo que realmente está pasando y qué podemos hacer al respecto.

Historia de la celulitis

La primera referencia a la celulitis, no fue sino hasta 1978 por Scherwitz y Braun-Falco 2 – el examen de cadáveres contenía algunos errores conocidos ahora en la anatomía de la celulitis, pero dada la falta de investigación de ese estilo en el momento, no tenían mucho para continuar, sin embargo, habían iniciado el proceso de investigación.

En el diagrama 1 podemos ver un dibujo que contiene inexactitudes en su modelo anatómico que voy a explicar. El como están agrupadas las células adiposas en la superficie de la piel es correcto en el diagrama 1, excepto que no son los “septae” (los septos) quienes tiran de la piel hacia abajo, más bien más una columna de células adiposas es lo que la empuja hacia arriba 3 . Así, hay que hacer caso omiso de las bandas de septos y ser más conscientes de ciertas columnas de células de grasa que se aflojan y liberan y abultan hacia arriba, hacia tejidos más blandos.

Diagrama 1: Anatomía de la celulitis.
Diagrama 1: Anatomía de la celulitis.
Fuente: http://www.beautifulself.com/ .

El Diagrama 1 es muy típico del pensamiento actual, ya que la investigación anterior ha sido desvirtuada por los errores y no ha ofrecido buenos consejos para el entrenador, el atleta o el profesional del fitness.

En cuanto a los errores en la investigación, tomemos a Scherwitz y Braun-Falco: sus primeros estudios con cadáveres concluyeron que los hoyuelos de piel eran característicos de la mujer, no de la celulitis. 1 También concluyeron que los hombres no podían tener celulitis ya que la capa subcutánea de la piel es más delgada y tiene un patrón entrecruzado de septos que dividen la cámara de grasa en unidades más pequeñas poligonales 2.

Una buena información que mencionan es que encontraron que la prueba del pellizco sólo es positiva para los hombres que tienen cierta deficiencia en andrógenos. Éste es un buen indicador de lo que provoca la celulitis (las hormonas), aunque esto fue completamente pasado por alto por ellos y otros investigadores, hasta hace poco.

En 1986, Markman y Barton corrigieron muchos de los errores mencionados por Scherwitz y Braun Falco anteriormente y dieron un paso más cerca de la verdad al concluir que “la celulitis se produce cuando la capa más profunda de la dermis se rompe y a la grasa se le permite emerger hacia la capa superficial de la piel, 4 causando el efecto de “hoyuelos” típico de la celulitis“.

Un poco más acerca de la verdad sobre la celulitis fue descubierta en 1991, por Lockwood 5 cuando al analizar un cadáver y el contorno del cuerpo definió dos tipos de celulitis: celulitis primaria y celulitis secundaria.

La celulitis primaria se caracteriza por células de grasa superficial grandes o hipertrofiadas. La celulitis secundaria es el resultado de una piel descuidada, probablemente a causa del sol, el envejecimiento o una pérdida de peso severa. 5 Al igual que Markman y Barton, Lockwood creía que las capas de la piel perdían capacidad adhesiva y fracasaban intentando mantener las células de grasa sin sobresalir hacia la dermis.

Lockwood llegó a la conclusión de que era más la capa superficial de la piel la que se rompía, permitiendo que la grasa sobresaliera y provocara las ondulaciones que caracterizan a la celulitis, que la capa dérmica más profunda, como habían concluído Markman y Barton.

Estas dos teorías son muy cercanas a la verdad ya que son partes muy específicas de la dermis las que se rompen y los hoyuelos de la celulitis también los causa la hipertrofia a la que son sometidas las células grasas 3.

El modelo de Lockwood fue la mejor interpretación disponible hasta hace muy poco, sin embargo, la investigación más reciente ofrece una nueva mirada a la celulitis.

Las investigaciones más recientes sobre la celulitis

La Celulitis, a veces llamada “lipodistrofia ginoide”, se cree que se produce cuando el tejido adiposo subcutáneo sobresale en la dermis reticular inferior, creando irregularidades en la superficie1.

La superficie irregular de la piel con hoyuelos de “piel de naranja” es típica de la celulitis y se dice que aparece en los muslos, el abdomen y las nalgas del 85% de las mujeres post-adolescentes 4. La celulitis no está relacionada con la erisipela, que es una infección de la piel y su tejido conectivo subyacente.

Sólo dos investigadores han detectado recientemente el verdadero culpable principal de la producción de la celulitis: Peter Pugliese and GE Pierard. La celulitis es una interacción entre el tejido adiposo y el tejido conectivo en el cual actúan las hormonas sexuales 3.

Pugliese continúa diciendo que la grasa puede ser considerado como un “órgano sexual”, al igual que la piel está considerada como tal. Esto significa que las caderas y los muslos son el área más común de producción de la celulitis debido a cómo se utiliza esta grasa.

La grasa de cualquier parte del cuerpo se rige por necesidades metabólicas u hormonales. Estas últimas determinan si aparece la celulitis. Las caderas y los muslos son zonas que están más bajo el control de las hormonas en las mujeres, ya que están reservadas para el embarazo y la lactancia 6. Por ello, estos son los sitios más comunes para la celulitis en las mujeres y, en raros casos, los hombres 3.

De hecho, la celulitis es un proceso natural en las mujeres inducido por la hormona estrógeno 3,6,7. La principal función de esta hormona es la descomposición del colágeno en el cuello del útero en el momento del parto para permitir el paso del bebé.

La celulitis es un proceso natural en las mujeres inducido por el estrógeno.
La celulitis es un proceso natural en las mujeres
inducido por el estrógeno.

El proceso de la celulitis

El estrógeno inicia esta función en la pubertad y continúa mucho después de la menopausia 3. Esto encaja bien con la investigación de Scherwitz y Braun-Falco, ya que encontraron la presencia de celulitis en una niña de 8 años de edad, progresando en gravedad a una bisabuela de 79 años de edad 2.

Ahora se sabe que las mujeres sufren de celulitis debido a los estrógenos y que los hombres tienden a padecer poca celulitis, debido a sus escasos niveles de estrógeno. 3 Es interesante señalar que la degradación del colágeno es una función biológica de la celulitis y esto, lógicamente, significa que las mujeres con excesiva celulitis, sufren de una excesiva degradación del colágeno.

Los pasos siguientes muestran el proceso completo de la celulitis:

  • Paso 1: El estrógeno actúa en los fibroblastos.
  • Paso 2: Los fibroblastos actúan en la colagenasa.
  • Paso 3: La colagenasa rompe el colágeno que rodea a las células grasas.
  • Paso 4: Las hebras de colágeno se deterioran alrededor de los paquetes de células grasas.
  • Paso 5: Las células grasas se desparraman hacia la superficie de los tejidos blandos de la piel.
  • Paso 6: Las células grasas sueltas también se expanden y multiplican cerca de la superficie de la piel formando la “apariencia de celulitis”.

Hay cinco consecuencias muy importantes a aprender que se deducen de lo expuesto hasta aquí:

  1. El estrógeno estimula los fibroblastos para hacer que la colagenasa actúe sobre el colágeno y lo rompa, lo cual hace que comience el ciclo de formación de la celulitis.
  2. Se pierde colágeno en la formación de la celulitis.
  3. Sin las fibras de colágeno, las células de grasa escapan en grupos apretados y avanzan hacia la superficie de la piel y aumentan su tamaño (hipertrofia).
  4. Cuando las células grasas alcanzan su tamaño completo, estimulan el desarrollo de preadipocitos para formar nuevos adipocitos o células grasas.
  5. El estrógeno estimula o actúa de forma natural sobre los preadipocitos para formar nuevos adipocitos y, cuanto más grasa tengas, más se estimulan los ovarios para producir estrógeno. 3

Lo que ahora se crea es un círculo muy vicioso que comienza de nuevo, cada vez que la formación de nuevas células grasas o adipocitos se activa, estas células grasas nuevas inducen mayores niveles de estrógeno en el cuerpo por lo que la estimulación de todo el proceso empieza de nuevo; ésta es la razón por la que la formación de la celulitis puede salirse de control y, de hecho, lo hace.

Entonces, ¿por qué a algunas mujeres les afecta más la celulitis y este círculo vicioso? Debe ser que algunas mujeres controlan y regulan sus niveles de estrógeno más que otras.

Los bajos niveles de estrógenos conducen a una menor activación de los fibroblastos y a un ciclo menor o ausente de los eventos anteriores. Hay informes de que algunas mujeres están completamente libres de celulitis, por ejemplo, la parte asiática y oriental del mundo muestra mujeres con poca o ninguna celulitis 8.

Algunas mujeres controlan y regulan sus niveles de estrógenos mejor que otras.
Algunas mujeres controlan y regulan sus
niveles de estrógenos mejor que otras.

Primeras conclusiones

No es sorprendente que la celulitis sea una palabra tan desagradable en la industria: todos sabemos que no parece tener muy buen aspecto, pero ahora también sabemos que si tienes celulitis, tus células de grasa se han liberado, han comenzado a aumentar y se han multiplicado.

Además de todo esto hay que añadir que puedes tener un desequilibrio hormonal y que ademas tus niveles de colágeno son bajos y, a menos que hagas algo, ¡tu cuerpo te está diciendo que sólo va a empeorar!

Ahora que sabemos lo que es la celulitis por las últimas investigaciones, puedes leer aquí los tratamientos de la celulitis que funcionan y los que no funcionan.

Ahora que sabemos lo que es la celulitis por las últimas investigaciones, puedes leer aquí los tratamientos de la celulitis que funcionan y los que no funcionan

En la segunda parte de este artículo, nos fijamos en cómo tratar la celulitis y discutir los métodos de investigación diferentes que se han publicado. Ahora sabemos lo que es la celulitis por las últimas investigaciones, puedes leer aquí los tratamientos de la celulitis que funcionan y los que no funcionan.

Con diferencia, la mejor información que exponemos aquí es cómo cambiar la dieta para prevenir e incluso revertir la producción de celulitis. Vamos a empezar examinando los métodos de tratamiento que se han utilizado y determinar su éxito, para terminar hablando de la dieta.

El mejor método para disminuir y prevenir la celulitis es una dieta adecuada.El mejor método para reducir y
prevenir la celulitis es una dieta adecuada.

Tratamientos de la Celulitis

Hay toda una serie de estudios que van desde cremas tópicas 1, masaje 2,  xantinas1,3, hierbas botánicas 4, dieta y ejercicio 5, tratamientos de calor 6 y, como siempre ocurre, cuando se tienen muchos tipos diferentes de estudios para tratar las mismas condiciones, entonces se ve claramente que existe es una falta de comprensión sobre cómo se desarrolla la celulitis.

Todos estos estudios han tenido un éxito limitado en sus diferentes áreas de especialización debido a la gravedad de la celulitis de las personas individuales y a la eficacia real del método.

Los investigadores que han tratado la celulitis como una condición de la piel han tenido un éxito razonable en los sujetos de estudio, pero fueron tratamientos sólo temporales en el mejor de los casos y que requirieron muchas visitas repetidas, haciendo que el tiempo y el coste se convirtieran en un gran problema.

Lo más sorprendente es que la investigación que usó la dieta y el ejercicio no tuvo mucho más éxito que los que utilizaron los tratamientos alternativos antes mencionados; de hecho, en algunas personas la celulitis se agravó con la pérdida de peso 5.

Otra serie de estudios han procurado también tratar de identificar por qué ciertas personas son más propensas a la celulitis y así predecir quién es más probable que la sufra, pero estos estudios tampoco mostraron un verdadero éxito 7.

En el estudio citado como ejemplo 7, los investigadores concluyeron que la gravedad de la celulitis tenía que ver con el porcentaje de grasa corporal que el individuo tenía, así como con el área fronteriza que separa la capa cutánea de la subcutánea.

Bueno, todos sabemos que cuanto más grasa se tenga más probabilidades se tendrán de que se produzca celulitis en alguna parte, y en cuanto a la frontera cutánea, nadie puede utilizar esta información para ayudarse a sí mismo contra la celulitis.

Para rematar, en una reciente revisión de la celulitis y su tratamiento, AV, Rawlings en el Reino Unido llegó a la conclusión de que, “tanto la vía oral como la tópica pueden ser la mejor intervención para mejorar los signos y síntomas de la celulitis. 1

¡Esto realmente es otra forma de decir que, simplemente, no saben lo que funciona mejor todavía! Esto se debe a que la producción de la celulitis es un problema complejo que involucra muchas etapas diferentes y, a menos que realmente se conozca y aprecie el ciclo de eventos que he descrito en mi último artículo, tratar de intervenir en la fase equivocada de este círculo vicioso no tendrá un efecto profundo en absoluto.

Métodos de tratamiento

Los tratamientos de la celulitis son confusos y tan variados como las causas publicadas para la celulitis, con muchas terapias existentes en el mercado que ayudan a reducir la celulitis, pero que son de carácter temporal con las continuas visitas en el mejor de los casos.

Vendajes y envolturas:

La base de estos métodos es una acción mecánica utilizada para “romper” o “quemar” la grasa o celulitis. Con toda honestidad, ninguna lo consigue; estos tratamientos sólo mueven una pequeña cantidad de agua intersticial alrededor de la zona 3. Esto sólo tendría un beneficio psicológico para el cliente ya que no habría un cambio fisiológico.

Vendas:

Las vendas que se combinan el uso de determinadas hierbas tienen algún efecto positivo. Esto se debe a que la piel es semi-permeable y, por lo tanto, capaz de tirar de ciertos nutrientes hacia abajo en la dermis de esta manera (ver la figura 1 para ver la capa dérmica en profundidad). Las hierbas con valor reconocido son: la centella asiática, el mate, el coleus forskohlii y el hinojo 3 .

Diagrama 1: Anatomía de las capas de la piel.
Diagrama 1: Anatomía de las capas de la piel.
Fuente: http://www.nlm.nih.gov/ .

Dispositivos de succión, rodillo y presión:

Éste es probablemente el más peligroso de todos los tratamientos de la celulitis ya que estos dispositivos mecánicos en realidad pueden empeorar la condición al infligir daño sobre el soporte de una estructura ya debilitada dentro de la piel 3.

Afortunadamente, muchos sitios web que informan sobre el tratamiento de la celulitis ya lo saben, aunque dudo que la persona típica piense visitarlos antes de un tratamiento.

Tratamientos tópicos a base de plantas:

Este concepto es similar al de las vendas: para que estos tratamientos a base de hierbas sean efectivos deben ser formulados correctamente, de modo que los ingredientes activos lleguen a la capa de grasa o por lo menos penetren hasta la capa superficial. Hay una cierta técnica relacionada aquí que, si no se realiza correctamente, los ingredientes solubles en agua no penetran la piel fácilmente y no funcionarían en absoluto.

Los ingredientes típicos que encuentras aquí son la cafeína , la teofilina y el coleus forscholii 3, citado por un estudio más reciente, la yohimbina , la aminofilina y el isopreterol 8, que realmente puede estimular la lipólisis. Esto se debe principalmente a la acción de la epinefrina o adrenalina que actúa sobre los adipositos para liberar la grasa en el torrente sanguíneo desde el interior de la célula 9.

Potenciadores de la circulación y el drenaje linfático:

La gravedad de la celulitis se incrementa por la retención de líquidos intersticiales o “congestión” como es más conocida 3,10. El flujo de linfa también disminuye con la celulitis y, como los vasos linfáticos no tienen músculos que bombeen el fluído, se produce, por tanto, una acumulación que agrava la masa grasa y, por ende, la aparición de la celulitis 3,11.

El flujo de sangre capilar también se enlentece, lo que explica la mayor parte de la reducción del flujo linfático, ya que el primero afecta al último 3, cualquier líquido que aquí depende exclusivamente a la circulación del tejido a trabajar. Debido a esto, el drenaje linfático ofrece un efecto positivo para la congestión intersticial causada por la celulitis.

Una palabra de precaución, no tratar la celulitis, sino que trata condiciones tales como la circulación lenta y el aumento de la presión capilar 3.

Xantinas y derivados de xantinas:

Las xantinas son un grupo de compuestos que se encuentran de forma natural en el cuerpo y al ser subproductos de la descomposición del tejido, tienen muchas funciones en el organismo 3,8.

Una de las funciones pricipales de las xantinas es inhibir una enzima llamada “fosfodiesterasa” o PDE. Cuando las xantinas inhiben la actividad de la PDE, el AMP cíclico (cAMP) puede trabajar durante más tiempo, lo que aumenta la lipólisis en el área 3.

Es mejor usar las xantinas separada de las comidas. Ya que la insulina es tan poderosa reduciendo la lipólisis y evita que se descompongan las grasas y produce un efecto anabólico, es imprescindible para que funcione cualquier lipólisis que la insulina esté inactiva 3. Es evidente que el mejor momento para los tratamientos serán por la mañana temprano o muy tarde, cerca de la hora de dormir.

Agentes Bloqueadores de la Colagenasa:

Se trata de un tratamiento mucho mejor, ya que interfiere con el círculo vicioso de la formación de la celulitis que se explica en la parte 1 de este artículo.

Al bloquear la colagenasa, los adipocitos se mantienen contenidos en paquetes apretados con colágeno, esto impide que las células grasas (adipocitos) se escapen y amplíen su tamaño y estimulen más la producción de células grasas.

Éste es uno de los problemas subyacentes de la celulitis: el tejido conectivo debilitado (con el colágeno descomponiéndose constantemente, los tejidos aquí se vuelven estructuralmente muy “blandos” o débiles). Esto es muy grave, ya que cualquier contacto duro o abrasivo con objetos, o incluso manos u otras personas al darte un golpecito, pueden aumentar el daño tisular y agravar la apariencia de celulitis.

La mejor manera de bloquear el efecto de la colagenasa (y de la elastasa) es por el uso de bioflavonoides, sobre todo proantocianidinas 3. Estos compuestos son muy caros, pero cuando se mezclan correctamente, alrededor del 1-1,5% de proantocianidinas es necesario para proporcionar un agente bloqueador eficaz, y sólo entonces se puede prevenir la subdivisión de colágeno 3.

Liposucción, Vitaminas A y C:

La liposucción, como indica su nombre, es una succión de vacío y no debe ser utilizada, pues puede realmente hacer que la celulitis empeore por causar daños a las estructuras de la piel ya débiles. Por cada adipocito que se pierde en la liposucción, puedes apostar que la estructura dañada de la piel debilitada que va con ella sólo permitirá liberar muchos más adipocitos posteriormente.

La vitamina A y el ácido retinoico tiene un efecto pequeño sobre la celulitis, pero no la curan 3. La vitamina C también es útil, al ser ácido cítrico, debido a su capacidad para restaurar el colágeno, ¡pero no detiene la destrucción del mismo! 3.

La vitamina A y el ácido retinoico tienen un pequeño efecto sobre la celulitis, pero no la curan.
 La vitamina A y el ácido retinoico tienen un pequeño
efecto sobre la celulitis, pero no la curan.

Los fitoestrógenos

Con mucho, la investigación dietética y la información más emocionante implica el uso de fitoestrógenos, aunque con ligeras referencias indirectas. Casi toda la investigación que se cita determina la forma en que los fitoestrógenos son eficaces en el control de los niveles de estrógeno.

El estrógeno, como sabemos ahora, es responsable de un ciclo completo de eventos, ya que desempeña el papel más importante en el desarrollo de la celulitis. Digo esto porque el estrógeno estimula los fibroblastos para actuar en la colagenasa que descompone el colágeno, permitiendo que las células de grasa floten a la superficie de la piel y que las células de grasa se liberen de las fibras de colágeno, haciéndose más grandes y estimulándose la formación de nuevas células grasas.

Cuando se producen nuevas células de grasa, se produce más estrógeno, por lo que puede madurar estas nuevas células de grasa de preadipocitos a adipocitos 3, y cuanto más estrógeno se produzca, más se estimulan los fibroblastos y… vuelve a comenzar todo el proceso de nuevo.

Por lo tanto es lógico pensar que, si puedes controlar los niveles de estrógeno, entonces puedes controlar la producción de celulitis. Para apoyar aún más esta hipótesis, se ha observado que las poblaciones asiáticas que consumen más fitoestrógenos 12, son las que tienen la menor cantidad de celulitis en su población 13.

Como resultado de esto y de su consumo elevado de fitoestrógenos (50 – 300 mg) se han convertido en el foco de muchos estudios para determinar el impacto de los fitoestrógenos en la salud. Los asiáticos que consumen 100 gramos de soja al día recibían la protección de isoflavonas en forma de daidzeína y genisteína.

En comparación con los occidentales, los científicos encontraron que los asiáticos tenían una menor tasa de cáncer de mama, de endometrio y cáncer de útero, una menor tasa de cáncer de colon y próstata, así como una menor tasa de enfermedad cardiovascular 12. El autor continúa afirmando que cuando los asiáticos cambiaron a dietas de estilo occidental (altas en grasa y proteínas y bajas en fibra y soja) el riesgo por enfermedades relacionadas con las hormonas se incrementó 12.

Cuando los asiáticos cambiaron a una dieta de estilo occidental, el riesgo de enfermedades relacionadas con las hormonas fue mayor.
Cuando los asiáticos cambiaron a una dieta de estilo occidental,
el
riesgo de enfermedades relacionadas con las hormonas fue mayor.

La estructura química del estrógeno y las isoflavonas

Es interesante observar que la estructura química del estrógeno y las isoflavonas, uno de los dos tipos de fitoestrógenos, es tan similar como las acciones fisiológicas que se producen cuando son absorbidos por el cuerpo 3. Los fitoestrógenos son más comunes que lo que se cree, ya que son miembros de una clase de bioflavonoides, un término más familiar en la lengua vernácula actual; bajo el nombre de bioflavonoides son conocidos bajo dos grupos distintos: isoflavonas y lignanos.

Los fitoestrógenos son tan importantes para nuestra salud y nuestra dieta regular debido a su estructura química similar a la de los estrógenos, los cuales tienen muchas acciones y funciones biológicas en el cuerpo 3.

Para apoyar aún más el beneficio del consumo de fitoestrógenos, la soja ha demostrado ser eficaz en la reducción del rápido crecimiento celular 14 y en reducir el acné 15 en estudios de investigación.

Esta investigación se basa principalmente en productos de soja que contiene isoflavonas -concretamente, la genisteína y la daidzeína- y Peter Pugilese lo refleja en su libro “Fisiología de la piel II” diciendo que “la celulitis debe responder a las isoflavonas, ya que bloquean el efecto de los estrógenos en el tejido conectivo que rodea al tejido graso”… Al bloquear esta acción, las isoflavonas reducirán, o prevendrán la tendencia de los tejidos grasos a herniarse hacia la dermis. 3

La reducción de los niveles de estrógeno

Si recuerdas correctamente, el estrógeno es, de lejos, el componente más perjudicial de la producción de la celulitis, por dos razones:

  1. Da comienzo a la fase inicial de producción de la celulitis mediante la activación de los fibroblastos. Si no hay estrógenos o hay muy pocos, entonces la mayoría de los fibroblastos flotan sin causar daño y toda la cascada de eventos posteriores que promueven no existirían.
  2.  El estrógeno actúa de forma natural sobre preadipocitos para que maduren en adipocitos, y son estos preadipocitos los que se crean en el ciclo de la celulitis cuando las células de grasa alcanzan su tamaño completo, después de que las fibras de colágeno se rompan. El estrógeno actúa de nuevo aquí en esta última etapa de la producción de la celulitis y, como se crean más células grasas, tambien se crea más estrógeno.

Así que claramente, la reducción de los niveles de estrógeno, con mucho, es el efecto más dramático en la reducción de la producción y potencial reversión de la celulitis. En este momento, no hay casi ninguna investigación que confirme esto, ya que la investigación sobre el fitoestrógeno y la celulitis se ha llevado a cabo por separado, pero Pugliese se encuentra en la parte superior de la lista con un nuevo estudio muy reciente 16.

También veo que las nuevas investigaciónes también admiten que el estrógeno es el culpable 17. Es una pena que más investigadores no sean mejores especialistas en nutrición, porque si sabes qué alimentos contienen gran cantidad de estrógeno, entonces podrías controlar radicalmente los niveles de estrógeno ¡reduciendo o incluso eliminando los lácteos!

El entrenamiendo de fuerza provoca una mayor producción de testosterona, por lo que realizar más entrenamientos con pesas, en lugar de ejercicios cardiovasculares, también podría ser de otra manera para las mujeres y en raros casos, para los hombres, de revertir los niveles de estrógeno y, por tanto, la reacción de celulitis en sus cuerpos.

La realización de entrenamientos con pesas podrían ser otra forma de revertir los niveles de estrógeno y, por tanto, la reacción de celulitis en nuestros cuerpos.
La realización de entrenamientos con pesas podrían ser otra forma de revertir
los niveles de estrógeno y, por tanto, la reacción de celulitis en nuestros cuerpos.

Lácteos y estrógeno

Me sentí motivado a escribir acerca de la información actual sobre la celulitis cuando escuché cuánto estrógeno se hacía evidente en nuestra dieta a través de los productos lácteos. Sabía que los datos recientes habían sugerido que el estrógeno era el principal culpable de la producción de la celulitis y quería investigar la literatura y proporcionar algunas respuestas.

Esto es extraordinariamente importante, ya que el estrógeno es el catalizador principal en la serie de adaptaciones de la piel que permiten que se forme la celulitis. Una nueva investigación nos dice que los efectos del estrógeno son heredables, ya que la ingesta de estrógenos que ingieren los padres a través de los productos lácteos han dejado adaptaciones celulares trazadas como huellas genéticas 19.

Esta investigación ha señalado que estas huellas pueden dejar al individuo más sensible a la ingesta de estrógenos en el futuro 19 ¿Tal vez éste es el caso de la celulitis también?

Sabemos que algunas mujeres tienen un mejor control de la celulitis que otras, ¡¿no es muy irónico que las poblaciones con problemas de celulitis mucho más bajos también tengan un consumo mucho menor de leche?! Ésta es una conclusión personal de alguien que ha estado estudiando diferentes investigaciones durante los últimos dos años y reconstruyendo las piezas del puzzle.

Bibliografía:

  1. Rawlings, AV. Cellulite and it’s treatment. Int J Cosmet Sci. 2006 Jun;28(3):175-90
  2. Tulin, GA. Treatment of cellulite with LPG endermologie. Int J Dermatol. 2009 Mar;48(3):265-70.
  3. Pugliese, PT. Physiology of the skin II. Allured Publishing Corp. 2001
  4. Hexsel, D et al. Botanical extracts used in the treatment of cellulite. Dermatol Surg. 2005 Jul;31(7 Pt 2):866-72; discussion 872.
  5. Smalls, LK et al. Effect of weight loss on cellulite: gynoid lypodystrophy. Plast Reconstr Surg. 2006 Aug;118(2):510-6
  6. Del Pino, E et al. Effect of controlled volumetric tissue heating with radiofrequency on cellulite and the subcutaneous tissue of the buttocks and thighs. J Drugs Dermatol. 2006 Sep;5(8):714-22
  7. Smalls, LK et al. Quantitative model of cellulite: three-dimensional skin surface topography, biophysical characterization and relationship to human perception. J Cosmet Sci. 2005 Mar-Apr;56(2):105-20
  8. Caruso, MK et al. An evaluation of mesotherapy solutions for inducing lipolysis and treating cellulite. J Plasti, Reconstruc & Aesthetic Surg. 2008 Nov;61(11):1321-1324
  9. Tortora, GJ. Hardcover 2006. 11th Edition. John Wiley & Sons
  10. Visscher, MO et al. Quantitative model of cellulite: three-dimensional skin surface topography, biophysical characterization and relationship to human perception. J Cosmet Sci. 2005 Mar-Apr;56(2):105-20
  11. Website http://www.ambafrance-do.org/weight-loss/53243.php
  12. Salvo, RM. Controlling the appearance of cellulite. Cosmetics & Toiletries. 1995 July; 110: 50-59
  13. EHP 104 (5) Focus, available from ehpnet1.niehs.nih.gov/docs/1996/104-5/focus.htmli and from http://www.mayoclinic.com
  14. Anecdotal evidence taken from a conversation between Dr. Peter Pugliese and Dr. Bob Bibb. 2008
  15. Baldwin, MA et al. Endoglin, a TGF-beta binding protein of endothelial cells, is the gene for hereditary hemorrhagic telangiectasia type 1. Nature Genetics 8:345-51 (1994)
  16. Martini, MC et al. Effects of soy intake on sex hormone metabolism in pre-menopausal women. Nutr Cancer 43:133-139 (1999)
  17. Pugliese, PT. The pathogenesis of cellulite: a new concept. J Cosmet Dermatol. 2007 Jun;6(2):140-2
  18. Alberto, G et al. Cellulite: A New Treatment Approach Combining Subdermal Nd: YAG Laser Lipolysis and Autologous Fat Transplantation. Aesthetic Surg Journ. 2008 Nov-Dec;28(6):656-662
  19. Ganmaa Davaasambuu, ‘The milk we drink today may not be nature’s perfect food.’ http://www.news.harvard.edu/gazette/2006/12.07/11-dairy.html
  20. Bibb, RD. Deadly Dairy Deception. Self publication. 2008

Fuente: Fitnasio

Anuncios