PCT – Clomid y Nolva ; su lado oscuro

En los últimos 15 años, el uso de Clomid y Nolvadex, como moduladores selectivos de los receptores estrogénicos (SERM) se ha convertido en un elemento básico en la Terapia de Reemplazo Hormonal (HRT) en la comunidad culturista.

La popularidad de estos fármacos se debe a los consejos populares de utilizar estos medicamentos para todo, desde la recuperacion de la testosterona, la reducción de la hinchazón, hasta la prevención de la ginecomastia. En muchas comunidades los SERM se han convertido en algo similar a las vitaminas – vitaminas que no pueden hacer ningun mal y que conceden beneficios que parecen casi interminables.

Este artículo no está destinado a examinar el uso adecuado o las posibles aplicaciones de Clomid o Nolvadex. En su lugar, vamos a tratar de explorar el desarrollo histórico de estos fármacos, los efectos colaterales a corto plazo y las consecuencias a largo plazo.

Como voy a ilustrar, estos medicamentos son altamente peligrosos para la salud de los hombres.

Los estrógenos sintéticos, el comienzo

Era la década de los años 30 y los científicos estaban ansiosos en determinar los requisitos estructurales de los estrógenos con el fin de diseñar nuevos medicamentos.

En 1937 Sir Charles Dodd, del Hospital Middlesex de Londres encontró actividad estrogénica en una molécula con dos anillos de benceno enlazados entre sí a través de una cadena corta de carbono (por ejemplo, difeniletano). Poco tiempo después, un material sintético,conocido como dietilestilbestrol fue creado a partir de esta estructura molecular básica. En 1941, el producto anterior era un medicamento aprobado por la FDA, y en la década de los 50, este habia ganado gran popularidad como una buena droga para los síntomas de la menopausia, el tratamiento del cáncer y la prevención de abortos involuntarios.

El dietilestilbestrol despertó el interés de los fabricantes que vieron en esta molécula sintética un enorme potencial que podría ser adaptado para la actividad estrogénica, y patentado para obtener el máximo beneficio.

En cuestión de meses, un grupo de investigación de la Universidad de Edimburgo descubrió que la adición de un anillo de benceno a la estructura difeniletano original creaba algo así como un anti-estrógeno conocido como trifeniletileno. A pesar de que tenía actividad estrogénica muy débil, se le llamó un anti-estrógeno, ya que compitia con el cuerpo con el estradiol por los receptores de ER.

A pesar de la compleja acción estrogénica del trifeniletileno no se entendia totalmente, se consideró una plataforma perfecta para el desarrollo futuro de drogas debido a su alta biodisponibilidad oral. Como se descubrió más tarde, la acción estrogénica puede ser manipulada con las modificaciones estructurales para acciones mas específico agonistas / antagonistas. A pesar de la falta de comprensión de sus efectos fisiológicos, el trifeniletileno se convertiría en la estructura molecular de las nuevas generaciones de SERMs.

En la década de 1940, el más grande fabricante del mundo de productos químicos, recibió la noticia del desarrollo de trifeniletileno, y aprovechó la oportunidad para expandir esta nueva clase de compuestos. En la década de 1950, la síntesis de nuevas moléculas basadas en trifeniletileno había comenzado a cobrar impulso, ya que las primeras SERMs aprobadas por la FDA comenzaron a aparecer en el mercado.

Uno de los primeros fue el triparanol, que se vendió como un SERM para reducir el colesterol, hasta que finalmente fue retirado del mercado en la década de 1950 por causar cataratas en los pacientes. Más tarde, el Ethamoxytriphetol fue descubierto y se comprobo que era un método anticonceptivo fiable y un agente anti-cáncer en ratas, pero no en seres humanos debido a la toxicidad severa de la droga y la estimulación de “episodios psicóticos agudos”.

A pesar de estos nuevos signos de alerta , el desarrollo continuaria.

Uno de los nuevos SERM que aparecio a finales de 1950, era una mezcla de dos estereoisómeros – zuclomiphene y enclomiphene – ambos tienen acciones estrogénicas y anti-estrogenicas. Esta mezcla se denomina colectivamente clomifeno, y más tarde comercializado como Clomid.

Luego, en 1962, ICI sintetizado ICI-46474, otra mezcla de isómeros de un cis y un trans con actividad mixta estrogénica y anti-estrogénica. Finalmente, el isómero trans se encontró que era el predominante anti-estrógeno, que se aisló y, finalmente, llamado tamoxifeno, y más tarde comercializado como Nolvadex.

Originalmente, ICI lanzo estos nuevos SERM al mercado como anticonceptivos del “día después” , los cuales fueron finalmente aprobados por la FDA. Una vez más, el fabricante del medicamento hambriento de ganancias y presuntuoso basó sus conclusiones en estudios con ratas, que se demostro en una investigación posterior que era un error, ya que se demostró que los SERM inducian, en vez de inhibir la ovulación. Huelga decir que el tamoxifeno fue retirado como anticonceptivo.

Al final resultó que el dietilestilbestrol original aumentaba el riesgo de cáncer de mama en un 50%. Las investigaciones adicionales relacionaban el dietilestilbestrol con millones de cánceres vaginales y testiculares en los hijos de madres que tomaron DES durante el embarazo.

La luz de de los anti-estrógenos sintéticos era tenue, y por la década de 1960, había muy poco entusiasmo por continuar con la I + D sobre los SERMS basados en triphenylethylene, sobre todo teniendo en cuenta sus efectos inherentemente tóxicos

No fue sino hasta 1971, que el tamoxifeno pudo ser desenterrado de entre los muertos y considerado como un candidato para el tratamiento del cáncer.

El tratamiento del cáncer con un carcinógeno

Cuando se realiza una investigación en medicamentos contra el cáncer (como los SERM), el objetivo es encontrar un medicamento que prolonge la vida y la calidad de esta, con la menor cantidad de efectos secundarios agudos. En otras palabras, la meta no se trata tanto de encontrar una cura, sino de encontrar algo que puede aliviar los síntomas y / o prolongar la vida.

Para un cáncer estrógeno dependiente, la idea era simple – Bloquear la acción proliferativa de los estrógenos con un anti-estrógeno y con ello disminuir el crecimiento del cáncer. ¿Qué podría ser más apropiado y efectivo que usar una que ya estaba disponible, que era activa por vía oral, como el tamoxifeno?

Por lo tanto, en 1971, cuando los investigadores de las drogas decidieron examinar todos los datos históricos de los SERM contra el cáncer, encontraron que todos los SERM mostraban una actividad antiproliferativa sobre el cáncer estrógeno dependiente, y todos ellos demostraron cierto grado de toxicidad.Sin embargo, el SERM que mostraba menor cantidad de toxicidad era el tamoxifeno. (El Clomifeno erró en el blanco, ya que mostro una alta tasa de formación de cataratas)

En ese momento, Pierre Blais, un conocido investigador de drogas, comentó sobre el hallazgo que – “El tamoxifeno es una basura de fármaco que llegó a la cima del montón de un monton de chatarra“.

A pesar de las numerosas críticas de un importante número de investigadores, la FDA aprobó el tamoxifeno como tratamiento del cáncer en 1977, y en 1985, ICI obtuvo una patente en EE.UU. para el tratamiento del cáncer de mama con tamoxifeno. Pronto, el tamoxifeno se convirtió en el medicamento contra el cáncer más popularmente prescrito.

“Si es aprobado por la FDA para el tratamiento del cáncer. Debe ser seguro! “

Es erróneo suponer que un farmaco “aprobado por la FDA” tiene un perfil probado de seguridad . La FDA no ha dejado de emitir fuertes advertencias sanitarias para el tamoxifeno en los últimos años.

Por ejemplo, en 1994 la FDA exigió que el fabricante de tamoxifeno, Zeneca ( una sub-división de ICI), envíara cartas de advertencia a los profesionales de la salud sobre el aumento del riesgo de cáncer de endometrio y gastrointestinales con el uso del tamoxifeno. Zeneca también informo sobre efectos adversos similares a los observados con el uso de DES, como anomalías en la reproducción en los animales cuyas madres habían recibido tamoxifeno. (Recuerde, el DES era el estrógeno sintético original, así como un análogo al tamoxifeno)

Un número importante de investigadores sobre el cáncer han señalado tambien los riesgos para la salud, como Elwood ” El tamoxifeno, por lo tanto, no es apropiado para su uso en la población general, debido al riesgo conocido de cáncer de endometrio”

“¿Pero, por qué es el tamoxifeno el medicamento más popularrmente prescrito contra el cáncer, si es tan tóxico?”

La respuesta es simple. El tamoxifeno es el menor de los males.

El tamoxifeno sigue siendo la droga prescrita más popular, ya que es uno de los pocos fármacos que ha demostrado una “estadísticamente significativa” mejora de la tasa de supervivencia de los pacientes con cáncer de mama. * (Por no hablar, de los grandes motivos financieros para el titular de la patente, Zeneca)

Recuerda, que la meta del tratamiento del cáncer es prolongar la vida – incluso si esto significa comprometerse con la terapia, potencialmente cancerosa o perjudicial para la salud en un futuro (tal y como se confirma en los seguimiento realizados a largo plazo, y los exámenes cercanos de pacientes que usaron tamoxifeno).

Por lo tanto, tal vez los riesgos son asumibles para el paciente con cáncer, pero lo es para un hombre consciente de los graves perjuicios para su salud?

La investigación ha demostrado que el tamoxifeno mejora la tasa de supervivencia en un 14.4%.Por ejemplo, durante un período de 5 años, el 74% de las mujeres que tomaron tamoxifeno sobrevivió, comparado con el 70% de las mujeres del grupo placebo. Dependiendo del tipo de cáncer, esto puede traducirse en un extra de 2-3 años de vida de un paciente de cáncer. Continuando con la terapia con tamoxifeno durante más de 5 años, los resultados derivaron en el aumento de los tumores y los efectos secundarios de caracter grave.

Trasladando la ciencia a la salud del hombre

A través de cientos de ensayos en humanos y animales, nos encontramos con que la investigación es muy amplia, y a la vez muy contradictoria.

La evidencia de daño de muchos estudios realizados en ratas mostraron efectos sumamente tóxicos, incluyendo el desarrollo de cáncer en el hígado, el útero o en los testículos originado por la administracion de tamoxifeno. Sin embargo, esta evidencia se contravino en gran medida por otros estudios de laboratorio sobre líneas celulares humanas que parecían mostrar una ausencia de efectos tóxicos.

Estos datos de laboratorio dieron la luz verde para llevar a cabo grandes estudios en humanos ,a gran escala, con tamoxifeno en los años 80 y 90. Aún más engañosos fueron los resultados, la mayoría de la investigación en seres humanos describieron que el tamoxifeno como de “baja incidencia de efectos secundarios problemáticos” y que “los efectos secundarios eran generalmente triviales”.

Clomifeno (Clomid) –

Clomifeno (Clomid) consta de dos estereoisómeros que poseen una radical diferencia a nivel farmacodinamico. Zuclomiphene tiene principalmente efectos estrogénicos, mientras que el isómero Enclomiphene tiene principalmente efectos anti-estrogénicos. Esto crea efectos divergentes entre el estrógeno y la obstrucción de la estimulación estrogénica y un desequilibrio agudo una vez que la administracion de Clomid se interrumpe. Los culturistas a menudo se quejan de “rebote estrogénico” después de dejar de usar Clomid, lo que podría atribuirse al zuclomiphene. ( Recientemente, enclomiphene ha sido aislado por las compañías farmacéuticas, para su uso en Androxal ™).

A todos los efectos, el tamoxifeno es un SERM superior, simplemente por el hecho de que el tamoxifeno proporciona un isómero puramente anti-estrogénico, mientras que el Clomid ofrece una mezcla de efectos estrogénicos a favor y en contra.

En lo que respecta a las consecuencias para la salud, se puede suponer con seguridad que el Clomid va a compartir efectos negativos similares al tamoxifeno, ya que comparte la misma columna vertebral y las mismas tendencias cancerígenas.

La ciencia iba a descubrir, que la falta de toxicidad reportada en humanos en la investigación original sobre el tamoxifeno, fue el resultado de una insuficiente duración del estudio, la incapacidad para detectar daños en el ADN de bajo nivel y / o un mal diagnóstico de los cánceres colaterales como las metástasis del cáncer de mama.

Cáncer de hígado –

Originalmente, el tamoxifeno fue aceptado como no-tóxico para el hígado humano al encontrar que el tamoxifeno no causaba daños hepáticos apreciables durante el corto plazo de los estudios de laboratorio con células de hígado humano.

Sin embargo, se hizo evidente que la investigación de laboratorio estaba viciada en gran parte, debido a la baja tasa de metabolismo en un ambiente tan superficial.Pronto se descubrieron los efectos hepatotóxicos del tamoxifeno en el metabolismo y la acumulación de la A-hidroxitamoxifeno y los metabolitos N-desmetiltamoxifeno, que sólo aparecen en un ambiente in vivo. Los resultados de los estudios en ratas muestran dramáticos efectos cancerígenos en el hígado. Pronto se correlacionaron los datos en ratas con los datos en humanos, cuando los investigadores encontraron el mismo tipo de aductos de ADN de hígado en pacientes tratadas con tamoxifeno.

Investigaciones mas recientes en seres humanos, de mujeres tratadas con tamoxifeno, dieron como resultado el aumento en 3 veces el riesgo a desarrollar la enfermedad de hígado graso, que se produce a los 3 meses de terapia con sólo 20mg/día. En algunos casos, la enfermedad dura hasta 3 años, y esto a pesar de cesar la terapia con tamoxifeno. Los seguimientos a largo plazo, entre cinco y diez años de seguimiento, con usuarios de tamoxifeno reportaron casos de carcinoma hepatocelular mortal.

En 2002, un estudio examinó el uso de tamoxifeno para el tratamiento del carcinoma hepatocelular en los seres humanos. Se suponía que, dado que el tamoxifeno podría inhibir la proliferación del cáncer de mama, podría ofrecer el mismo beneficio para el cáncer de hígado. Los resultados fueron devastadores y no podría haber sido más indicativo de la naturaleza hepatotóxica del tamoxifeno, ya que el tratamiento con tamoxifeno aumentó significativamente la tasa de mortalidad, en comparación con el grupo que no recibió tamoxifeno.

Por último, en un estudio sobre la enfermedad hepática inducida por el tamoxifeno, DF Moffat hizo una profunda declaración

“El carcinoma hepatocelular en pacientes tratadas con tamoxifeno puede ser inferior al real ya que puede haber reticencia a biopsia de tumores en el hígado, que se supone que son el carcinoma secundario de la mama.”

En otras palabras, parece que los carcinomas del hígado de un gran número de pacientes con cáncer de mama, usando tamoxifeno, han sido diagnosticados como una infección del cáncer de mama en sí.Aunque el cáncer de hígado inducido por el tamoxifeno puede tardar años en manifestarse en un varón sano, sus efectos nocivos podrían ser fácilmente exagerado por el uso de otros fármacos hepatotóxicos populares, tales como esteroides orales tipo 17aa.


El cáncer de próstata –En 1996, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) concluyó que el tamoxifeno promueve claramente el cáncer de útero en seres humanos – con una dosis estándar de 20mg/día. Esto es debido a que el tratamiento con tamoxifeno actua como un agonista del estrógeno en el útero, presumiblemente desde el metabolito 4-hydroxytamoxifen, lo que provoca un crecimiento anormal del útero y la formación de cáncer.

Contrariamente a la creencia popular, estas implicaciones son bastante aterradoras para un hombre cuando nos damos cuenta de que el equivalente masculino al útero es la próstata – comparte el mismo oncogén, Bcl-2, y alta concentración de receptores de estrógeno . De hecho, no hay ninguna razón para suponer que el tamoxifeno no iniciaría el mismo crecimiento canceroso en la próstata. Por eso, no es de extrañar, que el tamoxifeno no se use en el tratamiento para el carcinoma de próstata.

Nota: Este mismo riesgo sería aplicable al Clomid, que también ha sido vinculado al cáncer uterino y a la hiperestimulación ovárica.

La libido y la reducción de la disfunción eréctil –

La disfuncion erectil, la disminución de la libido y la impotencia en general son las quejas típicas de los hombres que acaban de interrumpir la terapia de esteroides o la terapia de reemplazo hormonal, y a menudo es combatido con Clomid o Nolvadex, paradójicamente.

Con independencia de los efectos positivos sobre los niveles de fecundidad o de la testosterona, el uso de Nolvadex y de Clomid está altamente correlacionado con la disfunción eréctil, la supresión de la libido, e incluso trastornos emocionales.

Las investigaciones con pacientes varones con cáncer de mama también han informado de disminución de libido, y trombosis asociada al uso de tamoxifeno. El efecto antitrombótico (obstrucción de los vasos sanguíneos) podría explicar el mecanismo por el cual los SERM puede inhibir la función eréctil, mediante la reducción de la circulación del tejido eréctil.

Aumento de la susceptibilidad a la ginecomastia –

El tamoxifeno se usa a menudo para combatir la ginecomastia durante el ciclo cuando “los avisos” se producen. Mientras que el tamoxifeno puede proporcionar una inhibición inmediata en la proliferación, y puede servir como una herramienta valiosa, tambien puede aumentar la susceptibilidad futura a la ginecomastia.

Esto es causado por la capacidad del tamoxifeno a regular al máximo el receptor de la progesterona.Esto puede aumentar las probabilidades de desarrollar ginecomastia en los ciclos futuros, con la utilización de anabólicos a base de progestina como la nandrolona (Deca) o trembolona (o cualquier pro-hormona con accion sobre el receptor de la progesterona).

Es interesante especular. Pero deberiamos preguntarnos si el uso masivo de tamoxifeno esta directamente relacionado con el aumento de las apariciones de gyno vistas en los usuarios de esteroides de hoy en dia.

La toxicidad ocular –

Otro posible efecto secundario asociado a los SERM es la nubosidad visual, pérdida de visión,e incluso formacion de cataratas. Aunque esto tiende a ser un efecto secundario más común en las terapias de altas dosis de SERMs, en los regimenes estandar de tamoxifeno de 20mg/día han sido descritos sintomas de toxicidad ocular.

Los nuevos SERM

A medida que la comunidad médica se fue haciendo más consciente de los efectos secundarios asociados al tratamiento con tamoxifeno, los SERMs más nuevos y seguros, como el toremifeno y el raloxifeno salieron rapidamente a la pista . Toremifeno parece ser menos tóxico para el hígado, pero es un análogo estrechamente relacionado con el tamoxifeno, por lo que también lleva asociados muchos de los efectos genotóxicos relacionados descritos.

El raloxifeno es el SERM más reciente, basado en la estructura de benzotiofeno, que parece que es menos tóxico en el hígado, en el útero o en la próstata. Por desgracia, el raloxifeno se ha asociado con una mayor incidencia de tromboembolismo, y también cuenta con una absorción oral muy baja, por lo que es una alternativa costosa a una dosis normal (deben administrarse 120mg). Sin embargo, el raloxifeno, podría ser igualmente eficaz que el Clomid o el Nolvadex a fin de restaurar la función del eje, al tiempo que produce menos efectos secundarios.

De modo más reciente ya están siendo evaluados otros SERMs, como bazedoxifeno, arzoxifeno y lasofoxifeno, con la esperanza de reducir aun mas los riesgos. (Esto subraya aún más si cabe la evidencia de la toxicidad con la generación de SERMs tipo tamoxifeno)

¿Qué hacer ahora?

En primer lugar, debe ser una prioridad conseguir crear conciencia sobre los posibles efectos secundarios con el uso de los SERMs. Una vez educados, los usuarios podrán comenzar a reducir el uso de estos fármacos, y empezar a adoptar alternativas más saludables y responsables.

Ciclos cuidadosamente planificadas, y el uso adecuado de los inhibidores de la aromatasa (AI) deben prevalecer sobre las combinaciones al azar de dosis excesivas de productos aromatizantes – que requieren de altas dosis de SERMs para reducir los posibles efectos secundarios. Considerando que, para evitar los SERMs en la HRT implicará la remoción de modo natural y la gestión adecuada de los estrógenos endógenos.

Es importante lograr mantener la función testicular durante el ciclo para una rápida y eficaz recuperacion de la produccion natural de testosterona en el PCT – eliminando la necesidad de altas dosis de 2 o 3 meses de SERMs como base del PCT.

Por lo tanto, el futuro es la abolición de la mala costumbre del SERMing y la planificación de ciclos de modo mucho mas inteligente.

Referencias –

1. Drug Discovery
By Walter Sneader

2. D.E.S., the bitter pill.
Meyers, Robert (1983).
New York: Seaview/Putnam. ISBN 0-399-31008-8

3. Geometric isomers of substituted triphenylethylenes and antiestrogen action
VC Jordan, B Haldemann, and KE Allen
Endocrinology, Apr 1981; 108: 1353.

4. Antioestrogens: a review.
LUNAN, C.B. et al.
Clin. Endocrinol., 4, 551-572. (1975).

5. Patient No More: The Politics of Breast Cancer,
Batt, Sharon et al
Spinifex Press, Melbourne, Australia, 1994, page 118

6. The Estrogen Receptor: A model for molecular medicine
Elwood V et al.
Department of Cell Biology. Vol 9, 1980-1989

7. Tamoxifen (ICI46,474) as a targeted therapy to treat and prevent breast cancer
V Craig Jordan
British Journal of Pharmacology (2006) 147, S269-S276

8. Selective estrogen receptor modulation: concept and consequences in cancer.
VC Jordan
Cancer Cell, March 1, 2004; 5(3): 207-13.

9. A pharmacological review of selective oestrogen receptor modulators
Steven R. Goldstein, Suresh Siddhanti, Angelina V. Ciaccia, and Leo Plouffe, Jr
Hum. Reprod. Update, May 2000; 6: 212 – 224.

10. Clomiphene citrate (Clomid).
The Wm. S. Merrell Company
Clin. Pharmacol. Therap., 8: 891-897, 1967.

11. Cole, M. P., Jones, C. T., and Todd, I. D. A new anti-oestrogenic
agent in late breast cancer. An early clinical appraisal of ICI46474. Br. J.
Cancer, 25: 270-275, 1971.

12. Ward, H. W. Anti-oestrogen therapy for breast cancer: a trial of
tamoxifen at two dose levels. Br. Med. J., 1: 13-14, 1973.

13. Breast Cancer? Breast Health!
Weed, Susan S.,
Ash Tree Publishing, Woodstock, New York, 1996, page 203

14. High-dose tamoxfen in the treatment of inoperable hepatocellular carcinoma: A multiicenter randomized controlled trial.
Chow et al.
Hepatology, 36: 1221-1226, 2002

15. Liver Cancer: New Research
By Felix Lee
Publisher: Nova (2006)

16. IARC Tamoxifen: Monographs on the evaluation of carcinogenic risks to humans.
66: 253-365, 1996

17. Eye problems in breast cancer patients treated with tamoxifen
Paganini Hill et al.
Breast Cancer Res Treat, 60: 167-172 2000

18. Ovarian hyperstimulation and oophorectomy following accidental daily clomiphene citrate use over three consecutive months.
ES Sills, EA Poynor, and M Moomjy
Reprod Toxicol, Nov 2000; 14(6): 541-3.

19. Uterine Cancer after Use of Clomiphene Citrate to Induce Ovulation
Michelle D. et al
Am. J. Epidemiol., Apr 2005; 161: 607 – 615

20. Detoxifying Cancer Causing Agents to Prevent Cancer
Margaret Hanausek, Zbigniew Walaszek, and Thomas J. Slaga Integr
Cancer Ther, Jun 2003; 2: 139 – 144.

21. Understanding the genotoxicity of tamoxifen?
David H. Phillips
Carcinogenesis, Jun 2001; 22: 839 – 849.

22. A randomized clinical trial evaluating tamoxifen in the treatment of patients with node-negative breast cancer who have estrogen-receptor-positive tumors
B Fisher, et al.
N. Engl. J. Med., Feb 1989; 320: 479 – 484

23. Tamoxifen treatment and its consequences
Adrian Shulman, Ilan Cohen, Ron Maymon, and Marco M. Altaras
Hum. Reprod., Aug 1995; 10: 2174 – 2175

24. Tamoxifen induced hepatotoxicity in breast cancer patients with pre-existing liver steatosis: the role of glucose intolerance.
Elefsiniotis et al.
European Journal of Gastroenterology and Hepatology 2004;16:593-598.

25. Incidence and risk factors for non-alcoholic steatohepatitis: prospective study of 5408 women enrolled in Italian tamoxifen chemoprevention trial
Savino Bruno el al.
BMJ 2005;330;932-; originally published online 3 Mar 2005;

26. Fatty liver and transaminase changes with adjuvant tamoxifen therapy.
Liu, Chien-Liang a c; Huang, Jon-Kway b; Cheng, Shih-Ping a
Anti-Cancer Drugs. 17(6):709-713, July 2006

27. The association between tamoxifen and the development of hepatocellular carcinoma: case report and literature review.
Law CH, Tandan VR.
Can J Surg 1999;42:211-4.

28. Hepatocellular carcinoma after long-term tamoxifen therapy
D. F. Moffat, K. A. Oien, J. Dickson, T. Habeshaw and D. R. McLellan
Volume 11, Number 9 / September, 2000

29. Tamoxifen-associated hepatocellular damage and agranulocytosis.
Ching,C.K., Smith,P.G. and Long,R.G. (1992)
Lancet, 339, 940.

30. Tamoxifen induces hepatocellular carcinoma in rat liver: a 1-year study with two antiestrogens.
Hirsimaki P, Hirsimaki Y, Nieminen L, et al.
Arch Toxicol. 1993; 67: 49-4

31. Epigenetic reprogramming of liver cells in tamoxifen-induced rat hepatocarcinogenesis.
VP Tryndyak, O Kovalchuk, L Muskhelishvili, B Montgomery, R Rodriguez-Juarez, S Melnyk, SA Ross, FA Beland, and IP Pogribny
Mol Carcinog, Mar 2007; 46(3): 187-97

32. Antiestrogens and the formation of DNA damage in rats: a comparison.
Kim SY, Suzuki N, Laxmi YR, Umemoto A, Matsuda T, Shibutani S.
Chem Res Toxicol. 2006 Jun;19(6):852-8.

33. Activation of 4-hydroxytamoxifen and the tamoxifen derivative metabolite E by uterine peroxidase to form DNA adducts: Comparison with DNA adducts formed in the uterus of Sprague-Dawley rats treated with tamoxifen
Deena N. Pathak, Krisztina Pongracz, and William J. Bodell
Carcinogenesis, Sep 1996; 17: 1785 – 1790

34. Activation of the Tamoxifen Derivative Metabolite E to Form DNA Adducts: Comparison with the Adducts Formed by Microsomal Activation of Tamoxifen
Krisztina Pongracz, Deena N. Pathak, Takemichi Nakamura, Alma L. Burlingame, and William J. Bodell
Cancer Res., Jul 1995; 55: 3012 – 3015.

35. Activation of tamoxifen and its metabolite ?-hydroxytamoxifen to DNA-binding products: comparisons between human, rat and mouse hepatocytes.
Phillips,D.H., Carmichael,P.L., Hewer,A., Cole,K.J., Hardcastle,I.R., Poon,G.K., Keogh,A. and Strain,A.J.
Carcinogenesis, 17, 88-94. (1996)

36. Adjuvant tamoxifen in early breast cancer: occurrence of new primary cancers.
Fornander,T., Rutquist,L.E., Cedermark,B., Glas,U., Mattsson,A., Silfversward,C., Skoog,L., Somell,A., Theve,T., Wilking,N., Askergren,J. and Hjalmar,M.-L.
Lancet, i, 117-120.(1989)

37. Reduced genotoxicity of [D5-ethyl]-tamoxifen implicates ?-hydroxylation of the ethyl group as a major pathway of tamoxifen activation to a liver carcinogen.
Phillips,D.H., Potter,G.A., Horton,M.N., Hewer,A., Crofton-Sleigh,C., Jarman,M. and Venitt,S. (1994)
Carcinogenesis, 15, 1487-1492

38. Genotoxicity of tamoxifen, tamoxifen epoxide and toremifene in human lymphoblastoid cells containing human cytochrome P450s.
Styles,J.A., et al (1994)
Carcinogenesis, 15, 5-9.

39. Clastogenic and aneugenic effects of tamoxifen and some of its analogues in hepatocytes from dosed rats and in human lymphoblastoid cells transfected with human P450 cDNAs (MCL-5 cells).
Styles,J.A., et al. (1997)
Carcinogenesis, 18, 303-313.

40. Effect of tamoxifen on endometrial proliferation
A Decensi, et al.
J. Clin. Oncol., Feb 1996; 14: 434 – 440.

41. Safety Testing of New Drugs. Tamoxifen.
Lawrence,D.R., et al.
Academic Press, London, pp. 125-161. (1984)

42. Endometrial cancer in tamoxifen-treated breast cancer patients: findings from the National Surgical Adjuvant Breast and Bowel Project (NSABP) B-14.
Fisher,B et al.and other NSABP contributors (1994)
J. Natl Cancer Inst., 86, 527-537.

43. Phase II trial of tamoxifen in metastatic carcinoma of the prostate.
JH Glick, A Wein, K Padavic, W Negendank, D Harris, and H Brodovsky
Cancer, Apr 1982; 49(7): 1367-72.

44. Biotransformation of the Antiestrogen Clomiphene to Chemically Reactive Metabolites in the Immature Female Rat
Peter C. Ruenitz, et. al
Cancer Res., Aug 1987; 47: 4015 – 4019.

45. Teratogenic effects of clomiphene, tamoxifen, and diethylstilbestrol on the developing human female genital tract.
GR Cunha, O Taguchi, R Namikawa, Y Nishizuka, and SJ Robboy
Hum Pathol, Nov 1987; 18(11): 1132-43.

46. Tamoxifen-associated eye disease. A review
SG Nayfield and MB Gorin
J. Clin. Oncol., Mar 1996; 14: 1018 – 1026.

47. Tamoxifen administration is associated with a high rate of treatment-limiting symptoms in male breast cancer patients.
Anelli TF, et al.
Department of Surgery, Memorial Sloan-Kettering Cancer Center, New York, New York 10021.

48. DNA adducts caused by tamoxifen and toremifene in human microsomal system and lymphocytes in vitro.
Hemminki,K., Widlak,P. and Hou,S.-M. (1995)
Carcinogenesis, 16, 1661-1664.

49. Major difference in the hepatocarcinogenicity and DNA adduct forming ability between toremifene and tamoxifen in female Crl:CD(BR) rats.
GC Hard, et al.
Cancer Res., Oct 1993; 53(19): 4534-41.

50. Selective estrogen receptor modulators: mechanism of action and clinical experience. Focus on raloxifene.
D Thiebaud and RJ Secrest
Reprod Fertil Dev, January 1, 2001; 13(4): 331-6.

51. Raloxifene, an oestrogen-receptor-beta-targeted therapy, inhibits androgen-independent prostate cancer growth: results from preclinical studies and a pilot phase II clinical trial.
RL Shazer, et al.
BJU Int, Apr 2006; 97(4): 691-7.

52. Review on raloxifene: profile of a selective estrogen receptor modulator.
M Heringa
Int J Clin Pharmacol Ther, August 1, 2003; 41(8): 331-45.

53. Comparison of effects of the rise in serum testosterone by raloxifene and oral testosterone on serum insulin-like growth factor-1 and insulin-like growth factor binding protein-3.
EJ Duschek, et al
Maturitas, July 16, 2005; 51(3): 286-93.

54. Effects of tamoxifen on steroid hormone receptors and hormone concentration and the results of DNA analysis by flow cytometry in endometrial carcinoma.
M Nola, et al
Gynecol Oncol, Mar 1999; 72(3): 331-6.

55. Tamoxifen increases the plasma estrogen-binding equivalents and has an estradiol agonistic effect on histologically normal premenopausal and postmenopausal
Gorodeski, G.I., et al.
endometrium. Fertil. Steril, 57, 320-327. (1992)

56. Estrogen and progesterone receptor expressors o£ decidual endometrium in a postmenopausal woman treated with tamoxifen and megestrol acetate.
Cohen, I., Shulman, A., Altaras, M., Tepper, R., Cordoba, M. and Beyth, Y.
Gynecol. Obstet. Invest., 38, 127-129. (1994)

57. Endometrial biopsy during induction of ovulation with clomiphene citrate in polycystic ovary syndrome.
R Homburg, H Pap, M Brandes, J Huirne, P Hompes, and CB Lambalk
Gynecol Endocrinol, September 1, 2006; 22(9): 506-10.

58. In vivo evaluation of the genotoxic effects of clomiphene citrate on rat reticulocytes: a micronucleus genotoxicity.
B Duran, I Ozdemir, Y Demirel, O Ozdemir, A Cetin, and A Guven
Gynecol Obstet Invest, Jan 2006; 61(4): 228-31.

59. Clomiphene citrate – end of an era? a mini-review
Roy Homburg
Hum. Reprod., Aug 2005; 20: 2043 – 2051

60. Selective estrogen receptor modulators: pharmacological profile in the rat uterus.
Bryant H. U., Wilson P. K., Adrian M. D., Cole H. W., Phillips D. L., Dodge J. A., Grese T. A., Sluka J. P., Glasebrook A. L.
J. Soc. Gynecol. Invest., 3: 152A 1996.

61. Molecular perspectives on selective estrogen receptor modulators (SERMs): progress in understanding their tissue-specific agonist and antagonist actions.
Lonard D. M., Smith C. L.
Steroid, 67: 15-24, 2002

62. Defining the “S” in SERMS.
Katznellenbogen B. S., Katznellenbogen J. A.
Science (Wash. DC), 295: 2380-2381, 2002

Anuncios